Siempre hemos estado orgullosos de nuestras raíces y de nuestro pueblo, Idiazábal. Somos nietos de pastor e hijos de un baserritarra que trabajaba en la fábrica del pueblo. Somos Jesús, Juanjo y Javier. Los hermanos Aranburu.

Jesús
Juanjo
Javier

Idiazabal

Idiazábal, es un municipio situado en la provincia de Guipuzkoa. Es ante todo un pueblo de costumbres, tradiciones y cultura. Nuestra localidad prestó en 1987 su nombre a la denominación de origen de quesos elaborados con leche cruda de oveja latxa. En la actualidad cuatro o cinco caseríos seguimos haciendo queso, nuestra quesería es la una de las 3 con D.O. Idiazábal que está situada en el pueblo.

urbia

Tradición familiar

Un hobby comprometido para crear el mejor queso


Con la industrialización de la zona, retomamos la tradición de nuestra familia por el queso. Comenzó como un hobby y con el tiempo la calidad de nuestros quesos se fue imponiendo. Para cuando nos dimos cuenta, no dábamos abasto con tanto trabajo en la quesería. Juanjo tuvo que dejar su trabajo para dedicarse de lleno al queso. Jesús y Javier continúan compatibilizándolo con su trabajo en la cooperativa del pueblo.

img-historia-quesos

Nuestra quesería está al lado del caserío familiar y en ella colaboramos toda la familia. Es verdad que hay épocas en las que no distinguimos los días de labor con el fin de semana.

Trabajamos toda la familia, en equipo, para sacar adelante las 20 toneladas de queso que producimos al año y colaborar al cuidado de un rebaño de 1.500 ovejas. Hacemos quesos artesanos con D.O. de Idiazábal elaborados con leche cruda de nuestras ovejas latxa. Hemos recibido innumerables galardones nacionales e internacionales que respaldan nuestra trayectoria. Aunque el más importante es dejar contentos a nuestros clientes y vender toda nuestra producción.

De todos los premios no sabríamos decir cuál es el mejor recuerdo que tenemos. Como anécdota nos quedamos con haberle llevado al “Aita” a Ávila en 2006*, para recoger en la familia el oro y la plata de los premios nacionales. Era la primera vez que venía con nosotros a recoger los premios.

Desde 2006, la quesería Aranburu cuenta con su propio Museo del queso, en el que además de dar a conocer el proceso de elaboración de nuestros quesos también realizamos diferentes actividades durante el año.

* Fue la primera vez que llevamos a nuestro padre a Ávila.

“Queremos regalar con cada queso el mismo
momento de felicidad y asombro que vivimos
con lo que hacemos cada día”