El Queso Idiazabal

Que no te la den con queso

En 1987 nació el Consejo Regulador Denominación de Origen de Idiazabal con el deseo de preservar este extraordinario producto del País Vasco y Navarra. De esta manera, se garantiza al consumidor su origen y calidad y se protege a los fabricantes y pastores.

La calidad del queso y el origen de la leche son los pilares básicos sobre los que se asienta la denominación. Sus controles se basan en inspecciones y un sistema de registros de la producción y elaboración.

Existía una necesidad de dar a conocer el producto mediante una Denominación, así como la de crear un Reglamento estricto sobre la oveja rústica y autóctona de la zona que además regulase su alimentación. Se podría haber elegido otro nombre como Urbia, Aralar o Gorbea. Finalmente se escogió Idiazabal por el simple hecho de que era su apelación más conocida.

Hoy en día el nombre hace referencia a todo queso que esté elaborado en Navarra y la Comunidad Autónoma Vasca y que cumpla las condiciones del reglamento.

En la actualidad se han acogido a dicha Denominación de origen unas 100 queserías y 500 ganaderías, de las cuales la mayoría elaboran exclusivamente con su propia explotación. La producción de la leche como la del queso siempre está enmarcada dentro del País vasco y Navarra (a excepción del valle de Roncal). Entre todos producimos aproximadamente cada campaña unos 7.000.000 de litros de leche que pasan se transforman en 1.000 toneladas de queso Idiazábal.

Para elaborar un kilo de queso se necesitan seis litros de leche.

Cuáles son las garantías de la Denominación de Origen de Idiazabal

  1. La zona de producción y elaboración de la leche y el queso es el País Vasco y Navarra (excepto el Valle del Roncal).
  2. Únicamente se puede utilizar leche cruda de oveja latxa y carranzana, sin mezcla alguna.
  3. La maduración mínima del queso es de dos meses.
  4. El contenido mínimo de MG/ES es del 45%.
  5. El queso deberá superar pruebas de tipo físico-químico, sanitario y sensorial.
  6. El queso se encuentra identificado en su corteza con una numeración que permite conocer su procedencia y características de elaboración.

¿Cómo se reconoce en el mercado?

La cinta roja con el sello de su etiqueta certifican que se trata de un queso Idiazabal. Además de ello, podrás identificarlo mediante la numeración incorporada en la corteza con una placa de caseína. Esta numeración es la opuesta a su etiqueta y las dos deberán de estar presentes en el queso.

Factores importantes a tener en cuenta a la hora de comprar:

  • Dos variantes de queso Idiazabal: Ahumado y sin ahumar.
  • Elaboración estacional: Desde febrero hasta junio. Por esta razón, dependiendo de las fechas en las que compres el queso, la maduración será distinta.
  • La placa de caseína numerada e integrada en la corteza es la que determinará que se trata de un queso certificado con Denominación de Origen. De esta forma podrás comprobar su procedencia y características de la elaboración. Un sello de garantía sobre su calidad, autenticidad y origen.

Lo dicho, que no te la den con queso.

Es muy fácil reconocer un queso de Denominación de Origen. Lo único que tienes que hacer es abrir y probar.

El intenso sabor que te quedará en boca es difícil de olvidar.